miércoles, 29 de enero de 2014

Quiero ser una consumidora responsable

Quiero ser una consumidora responsable, me gustaría tomar decisiones conscientes a la hora de elegir los productos y las marcas que llevo a mi hogar y saber que hay detrás de las empresas a las que respaldo con mi dinero. Afortunadamente ya he pasado la etapa de confiar en la buena fe de las compañías, organismos y estado  y en asumir como cierto lo que ‘sugiere’ el etiquetado de mi cesta de la compra, que haciendo magia con las palabras juega  a confundir a los compradores con refinadas estrategias comerciales.
Lamentablemente estamos enfermando, cada vez hay más casos de cáncer, diabetes, obesidad y problemas de infertilidad  en parejas jóvenes y aparentemente sanas. Nada más empezar a informarme, me he quedado abrumada por la  vorágine de tóxicos que hay en los alimentos que como, en los cosméticos que uso a diario alegremente para ‘cuidar’ mi piel, en la ropa que visto  y en los productos de limpieza con los que creo que mi casa queda impoluta. Y no he hecho nada más que tirar un pelín de la manta.

lunes, 27 de enero de 2014

Carta a Álex


Madrid, 17 julio de 2013

Mi querido niño,

Bienvenido a la vida, bienvenido a mi vientre, bienvenido a esta familia que contigo se forma.  Hace tan sólo 3 días que confirmamos que estabas aquí, aunque en realidad ya lo sabíamos mucho antes.

Tu cuerpo es muy pequeñito y trabaja frenéticamente junto al mío para desarrollarse pero tu Alma es muy grande y está tranquila, así lo siento.

Comienza una increíble aventura para ti, para mi y para tu papá, estoy segura de que juntos haremos grandes cosas e iluminaremos el mundo con nuestro amor.

Se que llevas mucho tiempo aquí conmigo, ya sabes que tu mamá es un poco diferente y le pasan estas cosas. Sé que tu Alma me acompaña desde hace mucho tiempo, sé que has estado junto a mi cuando te he necesitado y me has ayudado a estar junto a tu papá. Te he visto correr por el pasillo de casa como un pequeño loco mientras se movía tu precioso pelo, te he visto con nosotros en el coche participando de nuestras bromas y risas sobre tu llegada, te sentí mientras le rezaba a la Diosa en su altar y me ofrecía a formar parte del útero de la Madre Tierra para proseguir el ciclo interminable de la vida, puede que en ese momento ya estuviera embarazada o puede que aún no, pero tú estabas allí.

domingo, 26 de enero de 2014

El reencuentro con la Diosa




Glastonbury Goddess Temple

Fruto del azar o de la magia del universo, mi reencuentro con la energía femenina no pudo tener una fecha más propicia, el solsticio de verano y un  escenario más bucólico, Glastonbury, tierra de mitos,  leyendas y druidesas. En en ese momento y en ese lugar sentí a la Diosa. 

Aspirando aroma a incienso y bajo la luz de velas y ofrendas descubrí su Altar en un templo custodiado por las sacerdotisas de Avalon. Me postré ante su fortaleza y su delicada energía, sentí la abundancia y la fertilidad que emanaba de cada uno de los rincones y allí bajo su cobijo, protegida por  un círculo de telas de colores, que representaban el útero materno,  me di cuenta de mi profunda desconexión con la energía femenina de la que hasta ese momento no había sido consciente y disfruté del reencuentro y de su abrazo, que sentí como el de una madre a una hija que regresa al hogar tras una larga ausencia.