jueves, 24 de septiembre de 2015

Mamá y Papá de viaje sin el peque





Hace unos días comenzaba nuestra Luna de miel. A las 6.45 cogíamos un taxi que nos llevaba al aeropuerto para comenzar probablemente la jornada aérea más larga de mi vida.  Dos horas y media a Londres, 11 y media a Los Ángeles y 5 hasta Kona, Hawaii.

Elegimos  Hawaii por varias motivos, a mi marido (todavía me choca cuando lo digo) le apetecía mucho el destino y aunque yo tenía en mente India o Tailandia, hubo varias señales durante esos días que me indicaron claramente que el destino era Hawaii.   Pensamos, además,  que era un destino bastante seguro para viajar con un niño de año y medio, porque no queríamos irnos sin él, pero cuando empezamos a ver vuelos y escalas, nos dimos cuenta de que era un poco locura. Cómo meter a un niño que no aguanta 10 minutos sentado 19 horas en un avión, a parte de otros problemas como las intolerancias alimentarias que si ya es difícil en casa fuera se complica incluso más.

Así que el peque se ha quedado con sus abuelos a los que adora y los abuelos felices con su nieto. Pero ahhh llega la separación y por mucho que sabes que está en las mejores manos y que estará perfectamente, no es nada fácil. Vale que cuando una está saturada de niño, (cosa que pasa, para que nos vamos a engañar) piensas ¡qué bien una semanita los dos solitos como cuando éramos novios! pero llegado el momento no es así porque ya no vas a ser nunca más una pareja, eres un trío (al menos por los próximos 20 años).

Entonces llegas el aeropuerto y te das cuenta de que algo ha cambiado de que ya no eres la misma de hace un par de años, te das cuenta de que tus percepciones son otras y en vez de fijarte en los modelitos de los viajeros como antes, ves bebés y embarazadas y te da la ternura y de pronto te das cuenta de que en el aeropuertos hay un área con carritos para bebés, de que en los aviones hay cambiadores, detalles en los que nunca antes hubieras reparado.  Y ese pensamiento que a veces llega inevitable .. ¿Y si me pasará algo?  deja de ser  algo sobre ti mismo, para ser una preocupación por la pequeña vida que dejarías a su suerte. Hoy me doy la bienvenida al mundo de las madres y a su espacio de amor incondicional. Gracias instinto maternal por dejarme ver el mundo a través de tus ojos.

martes, 1 de septiembre de 2015

Dos libros imprescindibles para mamás conscientes, dos recomendables y uno que deberían leerse todas las mujeres




Los dos imprescindibles:

Los nueve peldaños

En la playa, embarazada de dos meses, devoré página a página la historia de un alma que decide volver a la Tierra narrando el viaje desde la perspectiva contraria a la que estamos acostumbrados, del mundo espiritual al mundo material. 

Bebí de las experiencias de este Alma, de la relación que entabla con sus padres, con su nuevo cuerpo, del momento en el que su corazón late por primera vez... 

Adoro este libro. Ideal para leer si estás embarazada.



La maternidad y el encuentro con la propia sombra

Este libro es un auténtico tesoro para las madres dispuestas a abordar su sombra, reconocerla y trabajarla, aprovechando el embarazo, el parto y el puerperio como una poderosa herramienta de autoconocimiento y sanación. 



Los dos recomendables:


El dolor del parto

Para mi, este libro fue fundamental a la hora de entender lo que le ocurriría a mi cuerpo durante el momento del parto, comprendí los procesos fisiológicos y me dio las dos claves fundamentales: abandono y relajación.

Disfrute mucho leyendo  sobre los ritos y ceremonias prenatales, así como del enfoque que otras culturas tienen sobre este momento cumbre en la vida de la mujer. 




Guía de la mujer consciente para un parto mejor

Es un libro completísimo para aquellas mamás ávidas de conocimiento que quieren tener toda la información disponible para tomar decisiones contrastadas llegado el momento. 

En este libro puedes encontrar información sobre la medicalización del parto, la epidemia de las cesáreas, los bebés de nalgas a término, la inducción del parto, goteros, monitorización, rotura de bolsa, epidural, episiotomía, acompañamiento profesional durante el parto... Cada capítulo te habla de los pros y los contras de cada una de las intervenciones médicas y opciones para que tú decidas cómo quieres traer a tu hijo al mundo. 


El que deberían leerse todas las mujeres....


Pariremos con placer

¿Por qué necesita el Poder que el parto  y el nacimiento sean dolorosos? Esta es una de las cuestiones a la que responde Casilda Rodrigañez en esta valiosísima obra que trata sobre la función natural del útero,  la pérdida de conexión de las mujeres con su poder, así como ideas y propuestas para recuperarlo. También hay un capítulo dedicado al parto orgásmico. Un llamado a la recuperación del poder de las mujeres. 100% recomendable.