miércoles, 28 de octubre de 2015

La Provenza y el aceite esencial de Lavanda

Este verano durante un viaje en familia por el Sur de Francia, decidimos recorrer la Provenza y sus impresionantes campos de lavanda. Existen varias rutas que puedes consultar aquí  y que te ayudarán a planificar y  disfrutar de los campos  y pueblos más bellos de la zona. 


Nosotros nos decantamos por la ruta de la Alta Provenza al Verdon y aunque llegamos tarde para ver los prados morados en todo su esplendor (El verano comenzó con mucho calor y  hubo que acelerar su recogida)   disfrutamos de un fantástico viaje en coche y de pueblos encantadores donde compramos productos a base de lavanda que hicieron las delicias de esta fan de la cosmética natural, que se enamoró aún más de estas flores después de este viaje y de descubrir todo lo que pueden hacer por nosotros. 

Resumo algunas de las propiedades y ejemplos de uso de la lavanda que me enseñaron en la Provenza.

martes, 27 de octubre de 2015

Nuestra boda alternativa II: Los detalles

Una boda está compuesta por miles de elecciones y detalles que van marcando el estilo de la celebración y expresando la personalidad de los novios. Aquí algunas de las ideas que nosotros utilizamos.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Nuestra boda alternativa I. Rito Unión de Espíritus


Me he tomado unos meses para escribir este post y aunque lo tenía muy presente necesitaba un poco de tiempo para colocar los detalles, las emociones y las sensaciones. Nuestra boda fue diferente porque así sentimos que debía ser. Cuando la recuerdo siento una enorme satisfacción, simplemente porque fuimos nosotros al 100%, puros y en esencia. Cada detalle, cada momento expresaba nuestro sentir y nuestra personalidad. Ni mejor, ni peor, simplemente la nuestra.


No nos casamos por la Iglesia, ni por el juzgado. No hubo Biblia, ni Código Civil. Una preciosa sacerdotisa con un pañuelo dorado en la cabeza unió nuestros espíritus para siempre mientras ejercían de testigos cuatro árboles que parecían susurrarnos, un mágico lago lleno de vida y nuestros seres queridos.

jueves, 8 de octubre de 2015

Descubre la compatibilidad de un medicamento con la lactancia


Una de las dudas que puede planteársele a una mamá que da el pecho es qué medicamentos puede tomar sin perjudicar la salud del bebé ni afectar el proceso normal de lactancia. 

En un curso sobre maternidad me descubrieron una maravilla de web en la que los papás, así como profesionales de la salud y acompañantes a la maternidad pueden comprobar los riesgos de los fármacos sobre este proceso. Yo ya no estaba amamantando pero la dejé bien guardadita  para un futuro y bien merece un post para  compartirlo con otras mujeres.

La web se llama e-lactancia y ha sido creada por pediatras de la APILAM (Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna) su objetivo es el de  'fomentar la lactancia como el fenómeno más saludable para bebés y mamás'.

La página tiene un buscador donde introducir medicamentos, plantas medicinales, homeopatía y otros productos alternativos, procedimientos médicos y cosméticos. Como resultado nos dará un indicador de riesgo muy bajo, bajo, alto o muy alto y en ese caso posibles alternativas. La web no pretende sustituir una consulta médica profesional, pero si puede ser una buena orientación durante este periodo de unión mamá-bebé.


Puede que también te interese:

viernes, 2 de octubre de 2015

Guarderías y periodo de adaptación


Ayer era el primer día de guardería de mi hijo de 18 meses al que le estuvimos explicando que era un sitio con muchos juguetes, al que iba a divertirse y aprender junto con otros niños. Esa era mi idea de una guardería, imagen mental que se desvaneció al minuto de estar allí. La experiencia fue tan terrorífica que duramos exactamente 30 minutos en ella.

Abrí la puerta y una de las educadoras vino hacia mi. Le explicó que es el primer día del peque, me lo quita de las manos y me dice en el mismo descansillo que ya me puedo ir. "¿Cómo que ya me puedo ir? ¿Y el objeto de apego y el meterme en la clase con el peque hasta que coja confianza?" Me dice que eso es imposible porque hay niños que todavía no están adaptados y si me ven se van a poner a llorar. "¿Quéeeeeeee?". Le digo que no me voy a ir sin saber que mi hijo va a estar bien y ya haciéndome un favor y con cierto aire de molestia, me dice que mire por una ventana de la clase azul y a través de ese cristal veo durante varios largos minutos a mi hijo llorar como nunca antes, gritando "Mamá" en los brazos de una mujer, que le sostiene con frialdad, que le ha quitado de los brazos de su madre sin presentarse, sin decirle ni una palabra cariñosa y  se me cae el mundo. Le digo que le saquen y me lo den. Y allí, sentados en el suelo de la guarde nos quedamos abrazados un buen  rato, tranquilizándonos y recuperándonos del impacto. 

Para mi, fue un shock, sé que el primer día de guarde es duro para el peque y los papás, pero no hay ninguna necesidad de esa brutalidad, de esa falta de respeto al niño y a los padres, de ese poco tacto, de esa falta absoluta de empatía y sensibilidad. ¿Realmente cree que me iba a ir tranquila y a dejar a mi hijo así? 

Pasado un buen rato, allí,  sin que nadie nos hiciera caso y una vez más tranquilos, el peque empezó a ver juguetes y a acercarse a ellos y yo empecé a pensar con claridad. Llamé a la 'educadora' y le dije que nos íbamos, que creía en una crianza respetuosa y con apego y lo que acaba de ver era completamente opuesto a la educación que yo quería para mi hijo. 

Para mí, un periodo de adaptación es darle un espacio de tiempo al niño para reconocer un sitio, para sentirse seguro y cómodo en él y eso se consigue con la compañía y el apoyo de sus padres y siendo sumamente respetuoso con sus ritmos.  Obviamente para esta escuela  la adaptación es imponer. Aguantar que el niño esté llorando tres horas el primer día, dos el segundo y una el tercero. Así con un poco de suerte en un mes, el niño estará plenamente 'adaptado' al sistema. Adaptación que para mi no es otra cosa que resignación a un sentimiento profundo de abandono. Sería interesante ver las consecuencias emocionales que a largo plazo puede conllevar esto. (Aquí incluyo el link a una entrevista a Eulàlia Torras de Beà, doctora, psiquiatra infantil y psicoanalista hablando sobre las guarderías. Tiene algunos años pero no tiene desperdicio.)

Me siento una privilegiada, he podido cuidar de mi hijo desde que nació y puedo elegir libremente llevarle o no unas horas a una escuela, pensé que era buena idea que empezará a relacionarse y socializar con otros niños y yo también disponer de un tiempo para mis proyectos, obviamente no ha sido buena idea, no  he acertado con la elección de la guarde, pero me puedo quedar en casa con él, si así lo deseamos los dos. 

No puedo evitar pensar en los padres que se ven forzados por su trabajo y su situación familiar a dejar a los niños en esas condiciones. Esta guardería estaba llena, algunos de los niños, vecinos que conocía. ¿Ellos tuvieron un mejor comienzo, les trataron con más respeto y empatía o simplemente aceptaron esa situación y se fueron cuando la educadora se lo dijo, evitando ver la dantesca escena? ¿Quizás ellos han asumido que las cosas son así, porque también las vivieron de esa manera de niños? No lo sé.

Me quedo con las sensación de vivir en una sociedad profundamente enferma, en la que las personas hemos de encajar en un sistema inflexible e inhumano. Lo peor de todo es que nos han aleccionado de tal manera que encontramos cosas como esta 'normales'. Comparto el link a un post que encontré ayer de Crianza y Confianza que explica maravillosamente bien por qué esta sociedad está fundada sobre las bases del desapego. Da que pensar. Por suerte algo está cambiando y nuevos proyectos de educación consciente comienzan a despegar. Tendremos que encontrar el nuestro.