martes, 8 de marzo de 2016

Educación espiritual para niños o cómo no cortar sus alas

Cuando retomé el blog no pensé que acabaría escribiendo tantos post sobre libros pero han sido muchas las páginas que he leído sobre maternidad estos dos últimos años y  eso me ha llevado a descubrir auténticas joyas de la crianza.

Uno de esos tesoros es 'Pintará los soles de su camino' de Cristina Romero ¿y qué tiene de especial? A parte de un título que me pone la sonrisa en los labios, este libro llena un vacío que desde que soy madre he detectado en la educación infantil. Creo que la  educación emocional es fundamental para que nuestros hijos sean seres auténticamente libres pero no puedo evitar sentir (desde mi manera de ser y percibir el mundo) que sigue faltando algo, una vuelta de tuerca más. No sé si llamarlo educación espiritual, energética, en conciencia... y entonces llega a mi vida este libro y pienso ¡exacto esto es! 


Hay tan poca (por no decir nula) bibliografía al respecto que salto de alegría mientras leo sus páginas. Me siento muy identificada con su autora, que además, se proclama 'cuidadora del Alma infantil'. Leer sus palabras sobre el Alma de los niños y su conexión a la Fuente me reafirma tanto como el sol que ilustra su portada.




¿Cómo no voy a enseñar a mi hijo fácilmente desde la cuna lo que me a mí me ha costado años de desprogramación, de limpieza de ideas y patrones limitantes, de pensamientos tóxicos e inseguridades creadas en la infancia? Este libro me ayuda a ello. Me alegra saber de otras mamás que están en el mismo proceso y lo escriben así de bonito y lo comparten, además de manera generosa y gratuita, porque el libro lo puedes descargar aquí

La idea central de  'Pintará los soles de su camino' es hacernos conscientes de que día a día recortamos las preciosas alas con las que nacen los niños. "Negamos sistemáticamente los deseos infantiles para que encajen adecuadamente en un sistema. Logramos que se desconecten de ellos mismos y de La Fuente. Y un día se despiertan siendo adultos alejados de sus pasiones, sus sueños y su felicidad. Entonces el sistema les provee de satisfacciones o sucedáneos para acallar falsas necesidades".¿Y qué podemos hacer para devolver las alas a nuestros bebés y niños? Unir la visión emocional y la espiritual en la crianza. ¡Ahó!


¿Cómo serán de adultos esa generación de niños criados con sus preciosas alas? Estoy deseando verlo.



Ilustrado por César Caballud

Ilustrado por César Caballud


6 comentarios:

  1. Gracias Azucena!!! <3 Comparto tu post ;) Me ha sacado a mi también una sonrisa... Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer Cristina, estas joyitas hay que compartirlas! Un abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Mi más sincero agradecimiento por compartir, GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer, gracias por pasarte por el blog!

      Eliminar