miércoles, 30 de noviembre de 2016

La ceremonia de Bienvenida al mundo de Alejandro II

Hace dos años que Alejandro vino al mundo, dos años también de la ceremonia de Bienvenida que le organizamos junto a nuestros familiares y amigos. Por aquel entonces  escribí un post contando como fue ese emocionante día y se ha convertido en uno de los más visitados del blog. Cada vez más gente busca opciones diferentes para celebrar la vida, así que hace unas semanas cuando llegó a mis manos este mágico y bello escrito del 'bautizo alternativo' de mi hijo, contado esta vez desde la perspectiva de nuestra bella  amiga, María Medina, que ejerció de oficiante, decidí con su permiso, compartirlo nuevamente en el blog.

Muchísimas Gracias María por este bello regalo para Alejandro, para nosotros y para todas aquellas familias que buscan hacer celebraciones más conscientes. 

¡Bienvenido a la vida, Álex!

Son las seis y media del 21 de junio de 2014. Después de unas semanas de intenso trabajo todo está listo para la ceremonia. Los invitados empiezan a llegar. Risas y saludos, besos, abrazos y presentaciones entre aquellos que todavía no se conocen.

En un rincón del jardín de la casa de sus abuelos maternos está preparado el sencillo altar. Colocados con amor se encuentran los objetos que sus padres han escogido para llevar a cabo la presentación oficial del pequeño Alejandro a sus familiares y amigos.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Emma


Dos kilos ochocientos gramos de puro ser,  49 cm de amor incondicional. Ojos grandes y abiertos, llenos de curiosidad y hambre por descubrir el mundo. La sonrisa más tierna y sincera que me han dedicado.

Duermes en mis brazos y te observo con los ojos de quien ha parado el tiempo para admirarte en toda tu belleza y perfección. No sé si mi brazos te sostienen o es tu cuerpo el que abraza el mío, haciéndome perder sus límites. No quieres soltarte y yo no quiero que te sueltes, porque mi cuerpo sigue siendo tu hogar, como lo ha sido los últimos 9 meses. Mi espíritu es compañero del tuyo, se reencuentran después de algún tiempo entreviajes.

Oigo voces que dicen que te acostumbrarás a los brazos y yo pienso que no han experimentado esa conexión que entrelaza 'mágicamente' las almas de las mamás y sus bebés con una impronta que dura la eternidad.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Sobre tetas, censura e hipocresía

Fotografía Isa Sanz
Me crié con leche de fórmula, a mi madre le dijo el pediatra que yo no comía porque su leche era mala. Ella fue una de esas  mujeres a las que amamantar le dolía terriblemente y se ponía una toalla en la boca para pasar el trance. A nosotras, la falta de herramientas, el desconocimiento social y los malos consejos médicos nos arrebataron la lactancia, al igual que a tantas madres y tantos bebés de nuestra generación nacidos cuando el biberón era lo bueno y a la teta se la miraba mal.

Las cosas han ido cambiando poco a poco, gracias a la evidencia científica que apunta a la lactancia materna como el mejor alimento para los bebés, gracias a organismos como  la OMS que la recomiendan en exclusiva hasta los 6 meses y por supuesto gracias a asesoras de lactancia, IBCLCs y al esfuerzo de muchísimas mujeres que  han creado grupos de apoyo para dar soporte desinteresado a las mamás, a falta de un personal sanitario que (salvo honrosas excepciones, que las hay, y cada vez más) deja bastante que desear en cuanto a conocimientos sobre lactancia materna.

Ese desconocimiento tanto en las mamás que han perdido la tribu y han de criar a sus hijos solas en su piso, quizás sin haber visto amamantar nunca antes, como en los primeros referentes a los que acuden cuando les surge un problema: los pediatras, matronas o personal de enfermería, son el caldo de cultivo perfecto para que arraiguen las estudiadas y agresivas campañas de marketing en las que las grandes marcas de leche de fórmula  invierten grandes sumas de dinero.